• 12 alcachofas medianas
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal

Quitar el tallo y las hojas externas y duras de las alcachofas hasta dejar solo el corazón.

Colocarlas verticalmente en una cazuela sin dejar espacio entre ellas para que queden sujetas.

Cubrirlas completamente con aceite y ponerlas al fuego.

Cocerlas a fuego muy suave sin que sobrepase los 80º.

El tiempo dependerá de la calidad de las alcachofas y de su tamaño, pero puede llegar hasta 1 hora.

Probar el punto pinchando con un palillo.

Escurrirlas y servirlas calientes o frías con sal y perejil picado.

Solas de aperitivo, como acompañamiento de ensaladas o guarnición de otros platos.

El aceite empleado queda aromatizado y se puede emplear en otras preparaciones.

El aperitivo I

El aperitivo II

El aperitivo III

Dieta Mediterránea

Alimentos en sazón

Las alcachofas contienen una sustancia, cynarina, que al combinarlas con vino genera un gusto metálico y los entendidos aconsejan tomarlas con otro tipo de bebidas como el agua o la cerveza. Esta última, aseguran que potencia su sabor.

Cosas de la verdura  |  La alcachofa I  |  La alcachofa II  |  La de Benicarló  |  La de Tudela  |  Alimentos en sazón

El perejil

Hierbas aromáticas

Confitados

Técnicas básicas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Alcachofas

Fragmento de mosaico romano

Principios del siglo III d.C.

Musée national du Bardo

Túnez