• 8 alcachofas grandes
  • Harina
  • Perejil
  • Agua para el remojo
  • Aceite de girasol
  • Sal

Limpiar las alcachofas, retirar las hojas duras y las puntas, cortarlas en octavos, quitar las barbas, pelar los tallos y picarlos.

Ponerlo en un recipiente con agua con la harina disuelta y el perejil para que quede más vistoso al cocerlo.

Escurrirlas y salar y pasarlas por la harina.

Calentar el aceite e incorporar las alcachofas.

Freírlas dejándolas crujientes y pasarlas a una fuente con papel absorbente.

Servirlas como entrante, guarnición o acompañamiento de otros platos.

Las alcachofas contienen una sustancia, cynarina, que al combinarlas con vino genera un gusto metálico y los entendidos aconsejan tomarlas con otro tipo de bebidas como el agua o la cerveza. Esta última, aseguran que potencia su sabor.

Cosas de la verdura  |  La alcachofa I  |  La alcachofa II  |  La de Benicarló  |  La de Tudela  |  Alimentos en sazón

La harina

El perejil

Hierbas aromáticas

Guarniciones

El aceite de girasol

Aceite siempre limpio

100 mitos · #6

100 mitos · #64

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Escudo de Benicarló

Escudo cuadrilongo con el centro inferior en punta, partido.

En el primer cuartel, en campo de oro, una cruz de Montesa de gules.

En el segundo cuartel, de plata, un cardo florido de sinople en palo.

Bordura de azur con cuatro flores de lis de plata.

En el timbre, una corona real cerrada.