• 300 g de alubias
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puerro
  • 1 nabo
  • 1 ramita de apio
  • 100 ml de tomate triturado
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Poner las alubias en remojo en agua fría con la antelación indicada.

Escurrirlas y ponerlas en la olla con agua justo para cubrirlas y con el laurel.

Cocerlas durante el tiempo indicado.

Limpiar, lavar, pelar y picar los vegetales en brunoise menuda y pocharlos sucesivamente en una sartén con aceite.

Verter el tomate y continuar durante diez minutos más.

Añadirlo a la olla y cocer conjuntamente cinco minutos más y dejarlo reposar.

La Alubia Canela de León se ha convertido en un producto gourmet por su suavidad, sabor delicado y por la cremosidad del caldo resultante de su cocción.

Alubias, blanquillos, caparrones, caraotas, cubaces | La legumbre | 12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

La cebolla

100 mitos · #53

Puerro

El puerro

El nabo

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  Hojas de zanahoria  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

El apio I

El apio II

100 mitos · #1

El laurel I

El laurel II

Elegir una buena sartén

Hierbas aromáticas

Técnicas básicas

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta, verdura, hortaliza?

Alimentos en sazón

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Tipos de cortes básicos en la cocina

cocineando.com

Corte en brunoise ►

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.