• 4 lomos de bonito
  • 200 g de zanahorias ralladas de la
    IV Gama (ver información)
  • 1 cebolleta
  • 1 hoja de laurel
  • 1 limón
  • Cilantro
  • Vino blanco seco
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Pelar y picar las cebolletas en juliana finísima.

Preparar cuatro hojas grandes de papel de aluminio y pintarlas con el aceite.

Situar en cada una un lomo, los vegetales, el cilantro, salpimentar, verter el zumo del limón y unas gotas de vino.

Hacer cuatro paquetitos y cerrarlos herméticamente.

Ponerlos en el horno durante el tiempo y a la temperatura indicados.

Abrir los papillotes con cuidado, retirar el papel y el laurel y servirlos de inmediato.

El bonito del norte

El bonito del sur

Costera del bonito

Dieta Mediterránea

Técnicas básicas

La buena vista y las zanahorias. El mito surgió de un bulo que el Gobierno británico difundió durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando el capitán John Cunningham al mando del escuadrón 604 empezó a usar el sistema de radar en vuelos nocturnos, para ocultar el secreto se propaló que el aviador veía en la oscuridad gracias a la ingesta de zanahorias. Los alemanes no se lo creyeron pero su consumo aumentó entre los niños británicos.

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

La cebolleta

100 mitos · #53

El laurel I

El laurel II

Hierbas aromáticas

El vino aporta aroma, color y sabor pero ninguna caloría adicional al evaporarse el alcohol durante la cocción.

Cocinar con vino

100 mitos · #17

El limón I

El limón II

Conservar la fruta

El papillote I

El papillote II

Su técnica y preparación

El papel de aluminio

El cilantro

La pimienta

La reina de las especias

100 mitos · #26

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

Tipos de cortes básicos en la cocina

cocineando.com

#

Juliana ►

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.