Definiciones

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, marisco tiene, entre otras, las siguientes acepciones:

Animal marino invertebrado, y especialmente los crustáceos y moluscos comestibles.

Historia

Curiosidades

¿Por qué el marisco se pone rojo al cocerse?

Ciertos mariscos, como los bogavantes, las nécoras y los langostinos, se tornan de color rojo cuando se cuecen debido a los carotenoides, pigmentos vegetales que adquieren con la alimentación y que están generalmente asociados a proteínas. Durante la cocción, éstas se desnaturalizan y dejan libre al carotenoide, que muestra su color.

¿El marisco sufre al cocerse?

Los neurólogos distinguen tres niveles de percepción dolorosa: la nocicepción, el dolor y el sufrimiento. Al introducir, por ejemplo, una langosta en agua hirviendo, las terminaciones nerviosas de los llamados receptores mecanicotérmicos desatan una respuesta dolorosa que se traduce en convulsiones y temblores. Pero probablemente la langosta no experimenta la percepción de este dolor, o sea, el sufrimiento. Esta respuesta sólo ha sido descrita hasta ahora en mamíferos, aves y algunos peces, que son capaces de memorizar el dolor y la fuente que lo ha producido. Las langostas y demás crustáceos son desmemoriados a este respecto. No obstante, los científicos no han dado por zanjado el asunto y siguen investigando hasta qué punto son inmunes al sufrimiento.

A los neandertales también les gustaba el marisco

Esto es exactamente lo que constata el descubrimiento de varias conchas en Cueva Bajondillo, en Málaga. De hecho este hallazgo es la prueba más antigua del marisqueo y el consumo de marisco, pues las piezas encontradas datan de hace 150.000 años.

El marisco es un caro manjar al que muy poca gente le hace ascos. Nécoras, percebes, almejas, berberechos, gambas, mejillones, cangrejos... la variedad es prácticamente interminable y actualmente basta con ir a la pescadería para darse una buena mariscada. Pero, ¿cuándo empezamos los homínidos a disfrutar de las delicias del mar? Hasta el momento la prueba más antigua del marisqueo databa de hace 150.000 años, cuando los Homo sapiens sudafricanos ya comían los "frutos del mar". Ahora, investigadores del CSIC han encontrado en una cueva de Málaga, concretamente en Torremolinos, que a los Homo neanderthalensis ibéricos también les gustaban las mariscadas.

Como explica Francisco Jiménez Espejo, investigador del CSIC, "Este descubrimiento sitúa a Cueva de Bajondillo como el registro más antiguo de esta actividad en neandertales". Y es que hasta el momento, la prueba más antigua no superaba los 50.000 años atrás. Pero como apunta el propio Jiménez Espejo, no se trata solo de una cuestión de antigüedad, pues este nuevo hallazgo "tiene importantes implicaciones para el conocimiento de la evolución humana". De hecho, para muchos investigadores el marisqueo es una práctica que define a los humanos modernos.

Este hallazgo demuestra que en el mismo momento tanto los pobladores de la península ibérica, los Homo neanderthalensis, como los pobladores del sur de África, Homo sapiens, tenían comportamientos alimenticios y de caza y recolección similares.

En la investigación liderada por el profesor de la Universidad de Sevilla, Miguel Cortés Sánchez, han colaborado también investigadores de Portugal, Inglaterra y Japón. Además, convierte a Cueva Bajondillo como un centro de investigación principal por sus 19 estratos arqueológicos que superan los 150.000 años de antigüedad y donde, hasta el momento se han encontrado restos de asentamientos del Paleolítico medio, el superior, el Epipaleolítico y el Neolítico.

Fuente: Muy Interesante

Almejas

Las almejas no producen ningún tipo de sonido y tampoco tienen oído ni sentido del gusto.

Para desplazarse se impulsan abriendo y cerrando sus conchas con mucha fuerza.

Las conchas de muchas caracolas se han empleado para hacer adornos o collares, han servido como trompetas, e incluso los indios las usaban como monedas.

Berberechos

Debido a su forma de corazón se le dio el nombre de corazón comestible (Cardium edule).

Bogavante

Crece lentamente mudando su caparazón.

Tiene dos pinzas principales de distinto tamaño que cumplen funciones diferentes. La pinza más fina (normalmente la derecha) la usa para realizar cortes con mucha precisión y la pinza gruesa para triturar. Esta última parece resultarle más importante, ya que en el caso de que la pierda, en la siguiente muda la pinza de corte se convierte en una pinza gruesa, pasando a ser la derecha y en la pinza izquierda regenerará poco a poco una nueva pinza fina.

Los bogavantes no pueden nadar por el gran peso de su caparazón, que en cambio le es útil para resistir los embates del oleaje. Por ello recorren las costas arenosas para cazar alimentos durante la noche y se esconden en cuevas o bajo piedras durante el día.

Muy a menudo vive en sociedad con el congrio porque el pulpo es uno de los principales depredadores del bogavante y el congrio se alimenta de pulpos.

Calamares

Los moluscos cefalópodos poseen células pigmentarias llamadas cromatóforos que les permiten cambiar su color externo para comunicarse entre ellos y también cuando se siente amenazados, estrategia que combinan con la expulsión de la tinta que producen.

En los estómagos de muchas ballenas capturadas se encuentran picos de calamares ya que son la única parte de este animal que no se puede digerir.

Pulpo

Diversos experimentos han demostrado que poseen una gran capacidad para distinguir colores y formas y que son capaces de recordarlas durante más de dos años.

El pulpo tiene tres corazones que utiliza para poder cumplir con sus actividades físicas. El corazón principal lleva sangre a todo el cuerpo, y los otros dos corazones llevan sangre a las agallas.

En invierno los pulpos se acercan a la costa para realizar la reproducción. La hembra fija los huevos a las rocas y durante los tres meses siguientes se dedica a vigilar a su descendencia, alejar a los depredadores y mantener limpios los huevos empleando las ventosas de sus tentáculos.

La dedicación de la madre pulpo es tal que durante esos tres meses no abandona ni por un segundo sus huevos, ni siquiera para alimentarse. Por ello al cabo de este tiempo los pequeños pulpos nacerán y su madre, exhausta por tantos cuidados morirá tras la eclosión de los huevos.

Fuente: Pescahome.com

El marisco en el mundo