• 6 huevos
  • 400 g de bimi
  • 2 dientes de ajo
  • Guindilla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar el bimi, secarlo y separar las florecitas de los tallos y picar éstos en trozos regulares.

Pelar los ajos, filetearlos y sofreírlos con la guindilla en una sartén con un poco de aceite.

Antes de que tomen color, añadir los tallos del bimi y tapar para que se hagan en su propio jugo.

Cuando estén tiernos, repetir la operación con las florecitas.

Retirar la guindilla, cascar los huevos, esperar a que se cuaje la clara y revolver las yemas.

Salar y servir al instante.

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso  |  Los huevos revueltos

Bimi, la esencia de brócoli

Cosas de la verdura

Alimentos en sazón

Técnicas básicas

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo por su color | Ajos en conserva | Las especias | La guindilla | Dieta Mediterránea

Al picante se le atribuyen numerosos beneficios: Ayuda a quemar calorías, disminuye la sensación de hambre, mejora la circulación sanguínea, reduce el crecimiento de las células cancerosas, es afrodisíaco, combate los resfriados, facilita la respiración pulmonar y produce sensación de bienestar general.

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Bimi

Hibridación natural entre el brócoli y una col oriental llamada Kai-lan lograda en Japón en 1993