• 4 patatas medianas
  • 4 cebollas medianas
  • 4 tomates secos en aceite de oliva
  • 1 guindilla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal gruesa

Lavar, pelar y cortar las patatas en láminas finas con la ayuda de una mandolina y ponerlas en una fuente de horno.

Pelar y picar las cebollas en juliana fina y colocarlas encima.

Rociarlas con el aceite y hornearlas durante los dos primeros tiempos previstos y a las temperaturas indicadas.

Escurrir los tomates y ponerlos sobre el preparado y colocar un trozo de guindilla sobre cada uno.

Majar los ajos, el perejil y la sal en un mortero, repartirlo por encima y hornear lo marcado para el tercer período.

La patata | 100 mitos · #23 | Curiosidades | Dudas | 15 tipos de cortes | Hablando de la patata por Caius Apicius

La cebolla

100 mitos · #53

Alimentos en sazón

Confitados

Técnicas básicas

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

El tomate seco

Desecar tomates

El perejil

Hierbas aromáticas

La guindilla

Chiles y unidades Scoville

Al picante se le atribuyen numerosos beneficios: Ayuda a quemar calorías, disminuye la sensación de hambre, mejora la circulación sanguínea, reduce el crecimiento de las células cancerosas, es afrodisíaco, combate los resfriados, facilita la respiración pulmonar y produce sensación de bienestar general.

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Tipos de cortes básicos en la cocina

cocineando.com

Corte en juliana ►

#

La cocina del mortero

Enciclopedia de gastronomía

Mortero ►

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua. + info