Descripción

Se trata de un fruto de 2 cm de diámetro aproximadamente, en forma de bola unas veces ligeramente chato y otras puntiagudo en su base, con una textura en algunos casos blanda y en otras variedades tersa y crujiente.

El color de la cereza va desde el carmín oscuro casi negro al color rojo brillante. Su pulpa, unas veces negra o tinta y otras ligeramente rosa, es jugosa y dulce o en algunos casos acidulada.

Las cerezas calibran fundamentalmente entre 18 a 30 mm de diámetro y suelen presentarse en los mercados unidas al rabo para dotarles de mayor consistencia y evitar que el fruto se desangre, cosa que ocurre con facilidad al ser apartada de su pedúnculo.

Hay variedades resistentes, llamadas picotas, que por tener piel y pulpa consistentes permiten su comercialización sin rabo.

Se cree que es originaria de las montañas del Cáucaso. Actualmente se cultiva en EE.UU., Rusia, Italia, Alemania, Francia y España.

Variedades de cerezas

Burlat: El peso medio del fruto es de entre 7 y 8 g, forma redondeada y hueso pequeño. La pulpa tiene una consistencia de carácter medio-bajo. Su resistencia al rajado es media-alta con una buena productividad del árbol.

Lapins: La forma del fruto de esta variedad es redondeada-alargada, con un peso que oscila entre 7,5 y 9 g. El tamaño del hueso es medio y tiene buena firmeza. La resistencia al rajado es buena y su productividad muy buena.

Starking: El peso medio del fruto es de entre 7 y 9 g, de forma redondeada-reniforme y el tamaño del hueso medio. La firmeza de su pulpa es buena. Su resistencia al rajado es media con una buena productividad del árbol.

Sumit: Esta variedad posee forma acorazonada, con un peso de 9 a 11 g y el tamaño del hueso es mediano. Su resistencia al rajado es media y la productividad buena.

Van (California): De forma redondeada, hueso pequeño y buena firmeza. El peso medio de los frutos varía entre los 7 a 9 g. La productividad del árbol es muy buena aunque el fruto es sensible al rajado. Variedad en claro ascenso en el mercado español.

Variedades de picotas

Ambrunés: El fruto es sensiblemente redondeado de 7 a 8 g de peso. El tamaño del hueso es grande y posee buena firmeza. Su resistencia al rajado es buena y es una de las variedades que mayor producción destina al mercado español.

Pico colorado: El peso medio del fruto es de aproximadamente 7 g con forma alargada-redondeada y el hueso grande. Es muy resistente al rajado y tiene buena productividad.

Pico negro: Esta variedad posee similares características a la picota Ambrunés (fruto redondeado de 7 a 8 g de peso, buena firmeza y buena resistencia al rajado) excepto que el hueso es más pequeño y el árbol es más productivo.

Conservación

La cereza es altamente perecedera, sobre todo las de piel blanda, siendo más duraderas las de pulpa y piel consistente.

El mayor enemigo para la conservación de la cereza es el agua o la humedad, que provoca la pérdida de consistencia del fruto (blandeo) y una perceptible disminución en la calidad de su pulpa.

Disponibilidad en el mercado

Cerezas

Burlat: Desde mediados de abril hasta mediados de junio

Lapins: Desde finales de mayo hasta mediados de julio.

Starking: Desde mediados de mayo hasta finales de junio.

Sumit: Desde mediados de mayo hasta finales de junio.

Van: Desde principios de mayo hasta finales de junio.

Picotas

Ambrunés: Desde principios de junio hasta principios de agosto.

Pico colorado: Desde mediados de junio hasta finales de julio.

Pico negro: Desde principios de junio hasta principios de agosto.

Consumición

La cereza es un fruto concebido para su consumo en fresco, aunque también se presta para la confección de mermeladas, mousses, e incluso para macerarlas en licor. Por su bello aspecto decora y combina muy bien con todo tipo de macedonias de frutas.

Mediante un proceso de fermentación, se elaboran con ellas vino de cerezas.

También se utilizan los pedúnculos, o rabillos, con los que se prepara una tisana muy popular de propiedades diuréticas.

Valor nutritivo

La cereza contiene: hierro, potasio, fósforo, sodio y calcio. También aporta vitaminas A, B1, B2, B6, B3, y C. Está comprobado que el consumo de cerezas reduce el ácido úrico y por su bajo contenido en grasas también es de consumo recomendado para dietas de adelgazamiento.

Del mismo modo los diabéticos han de tener precaución en su consumo por su alto porcentaje en azúcares, sobre todo las más tardías que son las que contienen más azúcar.

Valor energético y nutritivo por 100 g de cereza

  • Kilojulios
  • 289
  • Kcalorías
  • 69
  • Proteínas
  • 1,2 g
  • Hidratos de Carbono
  • 17 g
  • Grasas
  • 0,5 g
  • Fibra mineral
  • 2 g
  • Vitaminas
  • A B C
  • Calcio (Ca)
  • 19 µg
  • Sodio (Na)
  • 3 µg
  • Fósforo (P)
  • 21 µg
  • Hierro (Fe)
  • 0,4 µg
  • Potasio (K)
  • 210 µg

¿Sabías que...?

La cereza era muy estimada en la medicina de la antigua Grecia por sus excelentes propiedades limpiadoras. Su consumo previene la aparición del cáncer y reduce el nivel de ácido úrico en la sangre, por lo que es beneficiosa para prevenir la gota. También se ha empleado en tratamientos de reumatismo y en la desinfección de intestinos.

Las cerezas negras destacan sobre las variedades más claras porque contienen más hierro, magnesio y potasio.

La cereza es un fruto que se produce mucho y bien en España. Zonas como la Comunidad Autónoma de Aragón y Cataluña, donde el fruto que se adapta a unas ciertas características de calidad dispone de la certificación otorgada por un consejo regulador “Q” de calidad, denominada “Cerezas del Baix Llobregat”.

Mención aparte, merece destacarse, la zona del Valle del Jerte (Cáceres) donde se producen la mayor parte de cerezas que se exportan en España. En el año 1.999 se produjeron y comercializaron 40 millones de kg de cerezas procedentes del Valle del Jerte.

Existen crónicas del S. XIV que ya hablan de la existencia de cerezos en el Valle del Jerte. No escapamos a la tentación de recomendar una visita a esta bellísima comarca extremeña, pues el espectáculo cromático de los más de un millón de cerezos plantados, en las laderas de las montañas que abrazan, el recorrido del río Jerte, es tan bello, cuando éstos florecen, como la visión de un buen cuadro impresionista.