Descripción

En su estado natural el coco consta de varias partes. El pericarpio es decir, la parte del fruto que envuelve y protege a la pulpa y las semillas se divide en varias cortezas o capas que pueden reseñarse de la siguiente manera: epicarpio o parte exterior del pericarpio cuando éste consiste en dos o más capas de diferente textura, ceroso, lustroso, de color verde o amarillento que como una piel rodea todo el fruto.

Mesocarpio o parte intermedia del pericarpio, fibroso, de 4 a 5 cm de espesor, con forma de pelos. Endocarpio o capa interior, leñosa, que dispone de 3 orificios próximos en disposición triangular.

Fuertemente adherida a la cáscara leñosa, se encuentra la carne del fruto rodeada de una fina y delicada capa rojiza. En su cavidad central se encuentra un líquido muy dulce llamado “agua de coco”, semi-transparente y comestible. La fruta llega a Europa sin las cubiertas exteriores, que se quitan en el país de origen: la correosa cáscara verde y la gruesa capa fibrosa.

Los cocos verdes son los que más jugo contienen. Éste jugo al ir madurando el fruto se va transformando en la blanca pulpa. De todas formas ha de permanecer cierta cantidad de jugo en su interior pues si no la pulpa se reseca y se hace incomestible.

Variedades

Coco: Esta es la variedad de coco por excelencia, la más conocida y la que tiene mayor aceptación comercial. Fruto de forma ovoide. La pulpa es de color blanca y su contenido en agua es aceptable.

Coco de mar: Uno de los frutos de palmera más grande que existen. Su proceso de maduración es muy lento, tarda entre 4 y 7 años en convertirse en un ejemplar de 25 k. La pulpa interior es blanca, al igual que el coco normal.

King coconut: La cáscara de éste no es tan dura como la del coco normal y se puede abrir fácilmente. Es de color amarillo o dorado y alberga mucha más agua en detrimento de la pulpa que es más escasa.

Palmira: Esta es una variedad de coco de tamaño más pequeño. Al igual que el coco, crece en racimos. De forma redonda con los extremos achatados. Su piel es morada, haciéndose verde o amarilla hacia los extremos. La pulpa es blanca y su contenido en agua es escaso.

Pijiguao: Es una variedad de coco de forma ovoide y de tamaño más pequeño, 12 cm de diámetro. Suelen estar agrupados en racimos de hasta 100 frutos. Se suele utilizar para extraer harina de su pulpa tostada.

Conservación

Los países donde su cultivo reviste mayor importancia son Indonesia, India, Malasia, Tailandia. También Méjico, Mozambique, Tanzania, Costa de Marfil, Brasil y República Dominicana de forma más secundaria.

El coco se conserva en buen estado de consumo mientras tenga líquido en su interior. Si esto no es así, la pulpa se reseca y adquiere un gusto jabonoso que la hace no apta para el consumo.

Consumición

Los cocos son un alimento básico en la cocina de diferentes países. Así en Malasia, India e Indonesia la pulpa rallada se añade a los pasteles, al arroz, la carne o el pescado.

Aromatiza el sabor de las cremas, helados, tartas y pasteles. De la pulpa seca y molida se extrae el aceite de coco que sirve para la fabricación de jabones, cosméticos, cremas y champús.

Valor nutritivo

El coco contiene un elevado porcentaje de agua. También es rico en azúcares, celulosa, riboflavina, niacina, calcio, fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, cloro, silicio y bario.

El “agua de coco” contiene proteínas, carbohidratos, grasa, hierro, calcio, fósforo, silicio, magnesio, cloro, potasio, azufre, sustancias fosforadas, vitaminas B1, B2, B6, B3 y C.

Valor energético y nutritivo por 100 g de coco

  • Kilojulios
  • 1.535
  • Kcalorías
  • 363
  • Proteínas
  • 3,9 g
  • Grasas
  • 36,5 g
  • Hidratos de Carbono
  • 4,8 g
  • Fibra mineral
  • 1,2 g
  • Agua
  • 44,8 g
  • Vitamina B1
  • 60 µg
  • Vitamina B2
  • 8 µg
  • Vitamina B3
  • 380 µg
  • Vitamina C
  • 2 mg
  • Minerales
  • Ca P K S Na Mg Cl Si

¿Sabías que...?

El cocotero es uno de los principales recursos de la humanidad. Una tradición popular de los hindúes hace referencia a que el cocotero es útil para 99 cosas diferentes.

Es apropiado para la diabetes y la obesidad. Cuando está verde es útil para las hemorroides y de su cáscara destilada se consigue un aceite que se emplea para el dolor de muelas.

Es de casi todo el mundo conocido las dificultades que entraña el abrir un coco. Esto se puede hacer del siguiente modo: con una punta o clavo y con un martillo haremos unas oberturas en los 3 ojos u orificios que en disposición triangular se encuentran en la cáscara. Por estas oberturas vaciaremos el contenido interior, el agua de coco. Golpearemos toda la superficie del coco con el martillo; esto ayudará a desprender la pulpa. Una vez hecho esto podemos introducir el coco en un horno a 200° 10’. El calor lo agrietará y lo hará saltar en pedazos.

Los frutos que no están maduros poseen la cáscara blanda y se puede cortar con cuchillo. La pulpa en este caso es gelatinosa y más delgada que los maduros.