Descripción

Se trata de un fruto parecido a una bellota en forma elipsoidal, alargado, de un brillante color amarronado, de 4 cm de largo x 2 de ancho, cubierto por una fina película un poco pegajosa. La pulpa es verde oscura y blanda, muy dulce, con sabor a miel. Aloja en su interior un hueso cilíndrico, duro y leñoso que se sitúa a lo largo del fruto.

Los dátiles frescos llegan al mercado español sobre todo procedentes de Israel y EE.UU. Los secos se producen básicamente en Argelia, Túnez, Irán, EE.UU. e Israel.

Al hablar de los dátiles hemos de distinguir entre los que se destinan a su consumo en fresco y los direccionados como frutos secos.

Variedades

Barhi: Variedad de dátil fresco procedente de Israel. Se comercializa normalmente en racimos. Estos frutos son de forma ovoide, su piel es lisa y de un brillante color amarillento.

Deglet noir: Esta variedad se distribuye como fruto seco. También llamado dátil moscatel. De pequeño tamaño y color caoba, piel poco rugosa. Una variedad de bastante calidad y de exquisito sabor.

Halawi: Variedad distribuida como fruto seco. Fruto de pequeño tamaño. Color marrón-rojizo. Tierno y dulce, sin duda una de las mejores variedades.

Hayani: Después de cosechados se congelan para, poco antes de ponerlos a la venta, descongelarlos. Fruto de piel negro-amarronada, terso o rugoso cuando pasan unos días después de ser cosechados. Sabor muy dulce y exquisito. Procede básicamente de Israel.

Medjoul: Variedad que se distribuye como fruto seco. Dátil de gran tamaño. Su piel es gruesa y de color marrón. Su calidad gustativa no se corresponde con su majestuosa presencia.

Conservación

El dátil destinado al consumo fresco sólo se cosecha maduro. Para su distribución se le somete a un sistema de ultracongelación, lo que le permite ser comercializado y distribuido a cualquier parte del mundo sin perder sus propiedades. Los frutos destinados a la exportación como fruto seco se suelen recoger un poco antes de que maduren.

La razón principal del escaso valor comercial de los dátiles frescos es su escaso aguante, pues el transporte y el calor son sus grandes enemigos. Los dátiles secos se conservan bien y por un tiempo no inferior a 4 meses.

Temperaturas

Conservación: 0-4°

Maduración: No

Consumición

Los dátiles se consumen normalmente frescos o secos, pero también se hace con ellos pan de dátil. También se emplean en ensaladas de frutas o como guarnición en platos de carne o de ave. Deshuesados se pueden rellenar con queso, jamón o bacon, por ejemplo.

Los árabes extraen miel de dátil y con las frutas de menor calidad se hace aguardiente.

Se ha de tener precaución con el consumo regular de dátiles, ya que su elevado contenido en azúcar puede provocar caries dental.

También se recomienda controlar el consumo de dátiles a las personas que padecen de migrañas.

Valor nutritivo

El dátil contiene sacarosa, es rico en fibra y celulosa, proteínas, hidratos de carbono, vitaminas A, B1, B2, y C, sodio, calcio, magnesio, hierro, fósforo, azufre y es muy rico en potasio.

Valor energético y nutritivo por 100 g de dátiles

  • Kilojulios
  • 1.150
  • Kcalorías
  • 274
  • Proteínas
  • 1,8 g
  • Hidratos de Carbono
  • 73,2 g
  • Grasas
  • 0,5 g
  • Vitaminas
  • A B1 B2 C
  • Minerales
  • Na Ca P S Fe Mg K

¿Sabías que...?

Su riqueza mineral le hace ideal para combatir la anemia y para consumir durante las convalecencias. Su consumo beneficia también a la mucosa bronquial.

Se ha de tener precaución al consumir dátiles regularmente, ya que su elevado contenido en azúcar puede provocar caries dental. El dátil contiene tiramina, una sustancia que puede provocar migrañas en personas propensas a las mismas.

La palmera datilera es una planta proveniente del Asia Occidental, Medio Oriente y Egipto. Para los caldeos y semitas la palma del dátil era considerada soberana e inviolable por ley divina. Para los musulmanes es bendita, considerada “fuente de vida” pues proporciona alimento, bebida y vestido. En Libia se calcula que hay más de 3 millones de palmeras datileras y en el Golfo Pérsico 30 millones.

La palmera datilera no da frutos antes de los 6 ó 7 años pero luego suele producir entre 70 y 80 kg anuales 30-40 años.

Según un proverbio árabe la palmera datilera ha de estar “con los pies en el agua y con la cabeza en el fuego”. Con ello se quiere expresar que necesita de los rayos solares y un suelo húmedo, del que las raíces puedan extraer el agua en un radio de 6 m.