La historia del amaretto di Saronno

El amaretto es un licor italiano cuyos orígenes se remontan al siglo XVI en la pequeña localidad de Saronno, cercana a Milán, que le da su nombre a esta bebida. También se le conoce como apricot (albaricoque) en algunos lugares por ser éste uno de sus ingredientes principales, junto con la almendra y la esencia de hasta diecisiete plantas y frutas aromáticas más. Es un licor suave y agradable de beber a pesar de su porcentaje de alcohol, que suele rondar entre los 25 y los 30 grados. Además, se reconoce fácilmente gracias a su original botella diseñada hace ya muchos años por un artesano del cristal de Murano, convirtiéndola en todo un símbolo de este licor.

Leyenda e Historia

Este licor es considerado como uno de los más afrodisiacos, esto se debe en buena parte a los mitos y leyendas que le acompañan desde el día en que se creó. La receta inicial del amaretto di Saronno ha ido pasando a través de generaciones con cierto secretismo respecto a su fórmula original, como ocurre con muchas otras bebidas o licores. La propia marca describe su amaretto como una “infusión de aceite de huesos de albaricoque con alcohol puro, azúcar caramelizado y la esencia de diecisiete hierbas y frutas seleccionadas”, entre las que se emplea también la vainilla.

La realidad es que el amaretto no se empezó a comercializar bajo esta marca original hasta el 1817, nada menos que casi tres siglos después de la fecha en que se preparó por primera vez. Cuenta la leyenda que esta bebida fue preparada por una joven como muestra de amor y agradecimiento hacia el pintor renacentista Bernardino Luini, discípulo de Leonardo da Vinci, que recibió el encargo de pintar un fresco de La Madonna en Saronno, utilizando a esta joven como modelo -de aquí el nombre de amaretto, que se puede interpretar por la combinación de amaro (amargo) y amore (amor), en relación a este romance-. Fue por esto que la joven le preparó una bebida con productos de su propio jardín, que al parecer sorprendió gratamente al pintor.

La receta se dio a conocer y se utilizó durante años por muchas familias de la localidad, hasta llegar a la familia de Giovanni Reina, quien redescubrió la vieja receta original. Esta receta fue guardada a buen recaudo durante generaciones, hasta el momento de su puesta en venta por su descendiente Domenico Reina. No fue hasta el año 1942 cuando se pasó a utilizar la icónica botella cuadrada, tras muchos años de producción. A partir de aquí, la bebida se extendió mundialmente bajo esta marca, junto a otras marcas de menor reconocimiento como Lazzaroni, Luxardo o Di Estasi, hecho por el cual se decidió emplear en 2001 la marca comercial Disaronno para diferenciarse de los otros productores.

Usos

Debido a su sabor característico es un licor muy versátil que, además de tomarse sólo o con hielo, puede emplearse perfectamente en muchas recetas. Por ejemplo, en recetas de pastelería, helados y otros postres típicamente italianos como el tiramisú, o en salsas y otras muchas preparaciones. También le da un agradable toque al café.

En cócteles puede emplearse en infinidad de combinaciones, como los conocidos Amaretto Sour, French Connection o Cuban Breeze.

Fuente: Jairo Pascual - 16 de marzo de 2016 - www.verema.com