Un buen consejo para erradicar cualquier mal olor derivado de la comida es colocar tomillo, romero o laurel sobre una superficie caliente, como una sartén o una parrilla, para que con el calor desprendan en forma de vapor su aroma.

Ajo: El fuerte e incluso molesto olor a ajo, podemos hacerlo desaparecer, con algo tan simple como es, frotando las manos con unas ramitas de perejil.
Después de estar manipulando ajos, no te laves nunca las manos frotándolas entre sí (a no ser que sea con perejil), puesto que esa fricción hará que el olor a ajo perdure en nuestras manos. Lo más efectivo es poner las manos bajo el grifo, para que el agua arrastre los minúsculos restos de ajo, y con ello, desparezca el olor a ajo de nuestras manos.

Cebolla: La mejor forma de eliminar el olor a cebollas en las manos es ponerlas debajo del chorro de agua fria por unos minutos sin refregar. En el caso de haberlas refregado utilizar vinagre, pasándose en las manos y luego lavárselas. Se hace igual con bicarbonato de sodio.

Coliflor: Para evitar el fuerte olor que produce la cocción de la coliflor, prueba a poner encima de la tapa donde la estás cociendo, medio limón. Con eso desaparecerá ese olor tan intenso.

Microondas: Introducir en él un vaso de agua con zumo de limón y poner el microondas en marcha durante un minuto para que la mezcla, al calentarse, intensifique su aroma.

Pescado: El fuerte olor que deja el pescado en los platos y en las fuentes, desaparecerá sumergiendo las piezas de la vajilla en un balde que contenga té muy cargado. Si el olor persiste, frótalos con media cebolla o con media patata cruda, y acláralos después con el té.

Eliminar el olor después de freír o asar pescado: Para llevar a cabo esta tarea, se necesitan los siguientes elementos:

Un cazo metálico, que sólo se use para ese cometido.

Suavizante de lavadora.

Agua.

Después de hacer una receta de pescado, poner en el cacito un par de dedos de agua y un dedo de nuestro suavizante preferido. Llevarlo a ebullición y dejar que hierva y se extienda su aroma por la cocina durante un rato.

Otro truco para eliminar el olor de pescado, es quemar café molido en una sartén.

Nevera: Introducir una corteza de limón exprimido en el frigorífico. Para que el efecto sea más intenso, se puede acompañar la corteza con bicarbonato sódico o sumergirla en un recipiente con leche. Un truco más sofisticado con el limón de punto de partida es el de cortar éste por la mitad y pincharlo por ambas partes con todos los clavos como quepan. Otros productos que ayudan a eliminar el mal olor en el frigorífico son el café molido y el carbón vegetal.

Cubo de la basura: Esparcir la corteza de limón rallada en el recipiente. También sirve la corteza rallada de naranja.

Desagüe del fregadero: Verter por él dos cucharadas de sal y un chorrito de vinagre.