• 3 pechugas de pollo
  • 150 g de rúcola
  • 2 zanahorias
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Sal

Cortar las pechugas en tiras largas y gruesas.

Salpimentarlas, espolvorearlas con ajo, orégano y untarlas con un poco de aceite.

Macerarlas tapadas en la nevera el tiempo indicado.

Pasarlas por la parrilla dejándolas al punto deseado.

Pelar las zanahorias y sacar escamas con el mismo pelador.

Lavar la rúcola y mezclarla con la zanahoria.

Hacer una emulsión con aceite, vinagre y sal y aliñar el preparado.

Colocarlo sobre el plato y encima el pollo.

Las aves domésticas criadas para carne y huevos son la mayor fuente de proteína animal en la alimentación humana, en su mayor proporción carne de pollo, aunque pavos, patos y gansos son también comunes. Muchas especies son cazadas por su carne. Su caza es principalmente una actividad recreativa, pero en áreas poco desarrolladas sigue aportando parte de la dieta.

La pechuga desde el punto de vista gastronómico, es la parte más apreciada del pollo, pues está prácticamente desprovista de grasa –apenas un 2%– y es de sabor nítido. La manera de prepararla es clave para que se mantenga jugosa y tierna. Es habitual en filetes o brochetas.

El ave  |  El pollo, rey de la granja  |  El pollo  |  La carne de pollo  |  Nunca lavar el pollo

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

El ajo I

El ajo II

La rúcola

El orégano

Las especias

El aliño

El aceite de oliva

El vinagre

Distintos vinagres

Aceto balsamico

La maceración

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Los cuchillos

#

Eat more chicken

Chick-fil-A

Cadena de restaurantes especializados en pollo

College Park

Georgia

Estados Unidos

1995 - Valla publicitaria