• 3 pechugas de pollo
  • 70 g de boletus secos
  • 70 g de tomates secos
  • 1 copa de coñac
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Sal

Poner los tomates y las setas en un bol, cubrir con agua y rehidratarlos durante el tiempo indicado.

Cortar las pechugas en trozos, salarlas, dorarlas en una sartén con un poco de aceite y reservarlas.

Escurrir los tomates y las setas, colar el agua y reservarla.

Picarlo en trozos regulares, añadirlo a la sartén anterior y rehogarlo.

Cubrir con el agua reservada y cocinar 5 minutos.

Añadir el pollo y el coñac, dejar que se evapore y volver a cubrir con agua.

Esperar a que espese la salsa y servir caliente.

La pechuga desde el punto de vista gastronómico, es la parte más apreciada del pollo, pues está prácticamente desprovista de grasa –apenas un 2%– y es de sabor nítido. La manera de prepararla es clave para que se mantenga jugosa y tierna. Es habitual en filetes o brochetas.

El ave  |  El pollo, rey de la granja  |  El pollo  |  La carne de pollo  |  Nunca lavar el pollo  |  Alimentos en sazón

La sabiduría popular advierte que todas las setas son comestibles, pero algunas sólo la primera vez. No es broma.

Boletus edulis

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

Dieta Mediterránea

Elegir siempre las setas de menor tamaño, son más tiernas, sabrosas y aromáticas. El resto del volumen es agua.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

El tomate seco

Desecar tomates

El coñac aporta aroma, color y sabor pero ninguna caloría adicional al evaporarse el alcohol durante la cocción.

El coñac

Espesar las salsas

Técnicas básicas

Elegir una buena sartén

#

Pollo doméstico

Anónimo

Segunda mitad del siglo XVII - Óleo sobre lienzo

Muzeum Pałacu Króla Jana III w Wilanowie

Varsovia

Polonia