• 320 g de pasta
  • 250 g de merluza congelada en filetes
  • 2 calabacines
  • 1 berenjena
  • 150 g de guisantes en conserva
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Leche
  • Colorante o azafrán
  • Agua para la cocción
  • Queso fontina rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal

Descongelar la merluza y cortarla en cubitos.

Lavar el calabacin y la berenjena y picarlos de igual manera.

Sofreír la cebolla y el ajo bien picados en un poco de aceite.

Añadir las verduras y rehogar hasta que se consuma todo su agua.

Incorporar el pescado, el azafrán o colorante, cubrir con la leche y dejar que se consuma hasta obtener una salsa cremosa.

Cocer la pasta al dente en abundante agua con sal, escurrirla y mezclarla con la salsa.

Ponerla en una fuente de horno, espolvorear el queso, gratinar hasta que se dore por encima y servir caliente.

Penne  |  La pasta integral  |  Historia de la pasta  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

La merluza I

La merluza II

La merluza III

La merluza IV

El calabacín I

El calabacín II

100 mitos · #11

La cebolla

100 mitos · #53

La leche

Usos de la leche

100 mitos · #91

El aceite de oliva

Aceite siempre limpio

Cosas de la berenjena | Berenjena I | Berenjena II | Berenjena III | Cosas de la verdura | Alimentos en sazón

El guisante I  |  El guisante II  |  La legumbre  |  12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

Alimento en conserva

Congelar y descongelar

Las conservas

Los cuchillos

El queso rallado

El azafrán I

El azafrán II

Trucos con sal

Tipos de sal

#

La cantidad de agua debe ser de 1 L de agua por cada 100 g de pasta, y al hervir, añadir 2 cucharaditas de sal por cada litro. La pasta debe incorporarse 1 o 2 minutos después de haber hervido el agua y se debe remover con frecuencia. El tiempo de cocción indicado por el fabricante debe medirse una vez recomenzado a hervir después de agregada la pasta.

#

El gratinado es una técnica de acabado de platos, consistente en poner una capa de queso, de pan rallado, de mayonesa, etc. sobre un guiso y tostarlo en el horno con calor por encima, hasta que quede crujiente y dorado. En general se asocia a la pasta y preparaciones con verduras y suflés. Un buen gratinado mejora sustancialmente su sabor y textura. Alcachofas, berenjenas, calabacines... son también ideales.