• 4 tomates
  • 15 g de almendras
  • 75 g de garbanzos cocidos
  • Queso parmesano rallado
  • 50 g de perejil
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Lavar, pelar y cortar los tomates en trozos.

Pelar y picar el ajo.

Lavar el perejil y retirar los tallos.

Triturar las almendras, el ajo, el perejil y un poco de aceite en la batidora, añadiendo aceite si fuese necesario.

Añadir los garbanzos, seguir batiendo y añadir más aceite.

Incorporar el queso y la sal y batir hasta obtener una crema ligera.

Si es para acompañar platos de pasta, añadir un poco del agua de cocción cuando se vaya a utilizar.

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El tomate I  |  El tomate II  |  ¿Fruta, verdura, hortaliza?  |  Escaldar  |  Pelar los tomates

La almendra

Los frutos secos I

Los frutos secos II

El garbanzo I

El garbanzo II

El pesto

Conservar el pesto

Otros tipos de pesto

La salsa

Historia de la salsa

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Parmesano I  |  Parmesano II  |  El queso  |  Queso rallado  |  100 mitos · #74  |  Su empleo  |  Su corteza

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

El perejil

El ajo I

El ajo II

Las especias

#

Bodegón con almirez, cántaro y caldero de cobre

Jean Siméon Chardin

(París, 2 de noviembre de 1699 – ibídem, 6 de diciembre de 1779)

c. 1728-1732 - Óleo sobre lienzo - 32,5 x 39 cm

Museo Thyssen-Bornemisza

Madrid

España