• 1 manojo de perejil
  • 3 dientes de ajo
  • 4 tomates deshidratados
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Rehidratar los tomates en un bol con agua durante 30 minutos.

Lavar el perejil, separar las hojas y secarlas.

Pelar los ajos.

Machacar los ajos, el perejil y un poco de sal en un mortero hasta reducirlos a una pasta.

Escurrir los tomates, secarlos y picarlos muy finos.

Añadirlos al majado, continuar machacando y añadir un poco de aceite.

Probar de sal y conservarlo en un tarro cerrado hasta su uso.

Acompañamiento de pescados, aves y carnes a la plancha.

El perejil

Hierbas aromáticas

Alimentos en sazón

Técnicas básicas

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

El tomate seco

Desecar tomates

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

La cocina del mortero

Enciclopedia de gastronomía

Mortero ►

#

Sauce-boat

1903-1904 - Porcelana esmaltada

Meißner Porzellan - Dresde - Alemania

British Museum

Londres

Reino Unido