• 4 tomates medianos poco maduros
  • 2 huevos
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar, secar los tomates y quitarles la parte que les unía al tallo.

Córtalos en rodajas de 4 cm de grosor.

Salarlos, rebozarlos en la harina y después sumergirlos en el huevo batido.

Calentar el aceite en una sartén honda y poner las rodajas sin que se junten.

Voltearlas una vez que estén doraditas y freírlas por el otro lado.

Colocarlas sobre papel absorbente.

Servirlo como acompañamiento o guarnición de platos de carne, pescado, huevos u hortalizas.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta, verdura, hortaliza?

Alimentos en sazón

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

Técnicas básicas

La harina

Elegir la sartén

Guarniciones

Dieta Mediterránea

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Food Film Festival

Zrinjevac Park

Dedicado a las películas con la comida como argumento principal

Zagreb

Croacia