• 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 30 hojas de perejil
  • 1 diente de ajo

Lavar muy bien el perejil y separar las hojas.

Pelar el ajo y picarlo muy fino.

Introducir todo en la batidora, añadir el aceite y triturarlo.

Ir añadiendo más aceite hasta conseguir la densidad deseada.

Emplearlo en crudo como condimento de cualquier alimento: ensaladas, verduras, salsa de tomate para pasta, pizza, patatas... o decoraión de otros platos.

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

El perejil

Hierbas aromáticas

El aliño

Historia de la salsa

La salsa

Alimentos crudos

#

Islote de Perejil

Vista desde la costa africana

España