• Una manera diferente y divertida de consumir esta verdura tan peculiar y aparente que nos aporta tantos beneficios.
  • 1 kg de brócoli
  • 3 patatas medianas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 latitas de anchoas en aceite de oliva
  • 1 cayena
  • Aceite de girasol
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar el brócoli, separar las florecitas, cocerlas en agua con sal y escurrirlas.

Pelar las patatas, cortarlas en daditos y dejarlas en agua.

Pelar, filetear los ajos, dorarlos con la cayena en una sartén con aceite de oliva y retirar la cayena.

Incorporar las anchoas con su aceite, dejar que se deshagan, añadir el brócoli y rehogar bien.

Escurrir las patatas y secarlas con papel de cocina.

Calentar aceite de girasol en una sartén grande y freír las patatas hasta que estén doradas.

Ponerlas sobre papel a absorbente.

Introducir el brócoli en un aro de emplatar, presionar un poco y retirarlo.

Rodearlo con las patatas y servirlo.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|