• Otra fórmula para degustar esta apreciada verdura en la Provincia de Tarragona, no nos dará ninguna complicación y menos porque podemos conseguir la salsa ya preparada.

Lavar bien los calçots quitando las primeras capas tirando de ellas y cortar las raíces y las puntas.

Volverlos a lavar con abundante agua para que queden sin tierra.

Forrar la bandeja del horno con papel aluminio.

Colocar los calçots uno al lado del otro y rociarlos con aceite.

Cuando se van dorando y soltando sus jugos, abrir el horno y apretarlos con una cuchara de madera.

Transcurridos unos minutos darles la vuelta, añadiendo más aceite si es necesario.

Cuando estén suaves, sacarlos y colocarlos en una bandeja y mantenerlos tapados y calientes.

Cocinar el resto de la misma manera.

Poner la salsa en el plato, mojar el calçot en ella, morder y tirar de él para comer solo el interior.

J. M. Occhi - 2013 · 2018|