• 24 calçots
  • Salvitxada (ver receta)
  • 1 huevo
  • Harina
  • Aceite de girasol
  • Sal

Preparar la salsa como lo indicado en su receta.

Lavar bien los calçots, quitar las primeras capas tirando de ellas y cortar las raíces y las puntas.

Volverlos a lavar con abundante agua para que queden sin tierra y secarlos.

Batir el huevo con un poco de sal.

Rebozar los calçots en la harina y luego pasarlos por el huevo.

Freírlos en el aceite hasta que estén dorados.

Servirlos calientes acompañados con la salsa.

Xat de Benaiges, payés vallense, fue el involuntario descubridor de esta manera de tomar esta variedad de cebolla a finales del siglo XIX. Desde entonces se convirtió en un plato habitual de esta comarca tarraconense y anualmente se celebra en el mes de enero la cada vez más renombrada Gran Festa de la Calçotada.

Calçot

La cebolla

100 mitos · #53

Alimentos en sazón

Dieta Mediterránea

Salvitxada

Historia de la salsa

La salsa

Técnicas básicas

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

El aceite de girasol  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Guía rápida para comer calçots

1. Prepara el calçot: agárralo firmemente por sus hojas.

2. Pélalo: suavemente retira la piel quemada para descubrir su interior tierno.

3. Mójalo: sumérgelo en la salsa elaborada para la ocasión

4. ¡Saboréalo! Y si te gusta, repite la operación hasta dejar limpio el plato.

Fuente: www.calganxo.com