• 1 kg de alcachofas
  • 4 dientes de ajo
  • 300 g de guisantes congelados
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Lavar, quitar las hojas duras de las alcachofas dejando los corazones.

Cortarlos en octavos, retirar las barbas y trasladarlas a un bol con agua y perejil.

Ponerlas en la olla cubiertas con agua y, cuando esté caliente, incorporar los guisantes.

Salar y cerrar la olla, cocinar el tiempo indicado desde que empiece a soltar el vapor.

Dejar que se enfríe, abrir y escurrir bien.

Pelar los ajos, picarlos en juliana, sofreírlos en una sartén con aceite, poner las verduras y rehogarlo todo.

Lavar el perejil, picarlo, espolvorearlo sobre la verdura y servir caliente.

Las alcachofas contienen una sustancia, cynarina, que al combinarlas con vino genera un gusto metálico y los entendidos aconsejan tomarlas con otro tipo de bebidas como el agua o la cerveza. Esta última, aseguran que potencia su sabor.

Cosas de la verdura  |  La alcachofa I  |  La alcachofa II  |  La de Benicarló  |  La de Tudela  |  Alimentos en sazón

El guisante I | El guisante II | La legumbre | 12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

Dieta Mediterránea

Congelar y descongelar

Elegir una buena sartén

El ajo I

El ajo II

Las especias

El perejil

Hierbas aromáticas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.

#

La Chiave e il Carciofo

Mario Tozzi

(Fossombrone, 30-10-1895 – Saint-Jean-du-Gard, 8-9-1979)

1937 - Óleo sobre lienzo - 33 x 185 cm

Museo Palazzo Ricci

Macerata

Italia