• 800 g de costillas de cerdo
  • 3 cucharadas de miel
  • 125 ml de agua
  • Cebolla caramelizada (ver receta)
  • Sal

Disolver la miel en un vaso con agua caliente hasta conseguir el dulzor deseado.

Salar las costillas y untarlas con el preparado.

Precalentar el horno e introducir las costillas.

Darle la vuelta cuando estén doradas y regar varias veces con la miel.

Asar el tiempo indicado o hasta que estén tiernas.

Servir acompañadas de la cebolla caramelizada.

Costilla de cerdo

La carne de cerdo I

La carne de cerdo II

Despiece del cerdo

La cebolla

100 mitos · #53

A un panal de rica...

La miel

100 mitos · #56

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.

#

La carnicería

Annibale Carracci

(Bolonia, 3-11-1560 - Roma, 15-7-1609)

Principio de los 1580 - Óleo sobre lienzo - 76,8 x 88,6 cm

Kimbell Art Museum

Fort Worth

Texas

Estados Unidos