• 500 g de cinta de lomo entera
  • 4 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • Pimienta en grano
  • 350 g de judías baby
  • Leche
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla
  • Agua para la cocción
  • Sal

Cocer las patatas en una cazuela con agua y sal, dejarlas enfriar y pelarlas.

Pasarlo por el pasapurés con la leche y la mantequilla necesarias para lograr la densidad deseada y corregir de sal.

Lavar y despuntar las judías, cortarlas por la mitad y cocerlas de 10 a 15 minutos.

Escurrirlas y saltearla en mantequilla.

Salar el lomo y sellarlo en una sartén con un poco de aceite.

Sofreír la cebolla, el ajo y la zanahoria en aceite de 4 a 5 minutos.

Añadir el lomo bañar con el vino y dejar evaporar.

Incorporar la pimienta, cubrir con agua y cocer unos 5 minutos desde que la olla pite.

Sacar y dejarlo enfriar.

Colar la salsa para retirar la pimienta dejando algún grano, volverla a poner al fuego y dejar que reduzca.

Pasarlo por la batidora hasta obtener una salsa cremosa.

Filetear la carne en lonchas finas y servir todo caliente.

La carne de cerdo I

La carne de cerdo II

Despiece del cerdo

Elegir una buena sartén

La patata    |    100 mitos · #23    |    Curiosidades    |    Dudas    |    Hablando de la patata por Caius Apicius

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo | Las especias | La pimienta | La reina de las especias: La pimienta | 100 mitos · #26

La cebolla

100 mitos · #53

Cosas de la verdura

La judía verde I

La judía verde II

La leche

Usos de la leche

100 mitos · #91

La mantequilla I

La mantequilla II

El vino aporta aroma, color y sabor pero ninguna caloría adicional al evaporarse el alcohol durante la cocción.

Cocinar con vino

100 mitos · #17

El aceite de oliva

Aceite siempre limpio

El pasapurés

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.