• 400 g de níscalos
  • 4 tomates
  • 4 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Pimienta (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar, quitar los pies a los níscalos y cortarlos en juliana.

Pelar y picar los ajos.

Sofreír el ajo, añadir los níscalos y cocinar durante unos 15 minutos.

Añadir los huevos y remover hasta que se cuajen.

Lavar y cortar los tomates en rodajas.

Asarlos en una sartén con un poco de aceite y sal.

Emplatar poniendo debajo unas rodajas de tomate, en medio los níscalos y encima otras rodajas de tomate.

Espolvorear con perejil y si gusta un poco de pimienta.

La sabiduría popular advierte que todas las setas son comestibles, pero algunas sólo la primera vez. No es broma.

El níscalo

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

Elegir la sartén

Elegir siempre las setas de menor tamaño, son más tiernas, sabrosas y aromáticas. El resto del volumen es agua.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

El perejil

Hierbas aromáticas

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso  |  Los huevos revueltos

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo | Las especias | La pimienta | La reina de las especias: La pimienta | 100 mitos · #26

El aceite de oliva

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Los cuchillos

#

Tipos de cortes básicos en la cocina

cocineando.com

Corte en juliana ►

#

Cuenco con setas

Mosaico paleocristiano en el pavimento

Detalle

Primera mitad del siglo IV d.C. - Teselas

Basilica di Santa María Assunta

Aquileia

Italia