• 500 g de parrochas
  • Sal gruesa

Congelar las parrochas enteras el tiempo indicado a -18º C para eliminar el posible anisakis.

Una vez descongeladas, lavarlas y dejarlas enteras y con tripas.

Colocarlas sobre papel aluminio y cubrirlas con otra capa del mismo.

Hacer el papillote bien sellado y hornear lo previsto en el encabezado.

Sacarlo y servir caliente espolvoreado con la sal.

Parrochas son sardinas jóvenes muy pequeñas que pesan entre 50 y 100 gramos, xoubas en gallego.

La sardina es un pescado azul que se presta a una gran variedad de preparaciones culinarias. En función de su tamaño puede resultar más conveniente para unas recetas u otras.

Si son muy pequeñas, resultan estupendas en revueltos o tortillas una vez quitadas las espinas.

Las de un poco mayor tamaño se adaptan muy bien a los rebozados, fritos o preparaciones al ajillo.

Las más grandes quedan deliciosas a la brasa o a la plancha.

La sardina I

La sardina II

El papillote I

El papillote II

Trucos

Congelar y descongelar

El papel de aluminio

Técnicas básicas

Dieta Mediterránea

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.

#

Monumento al Entierro de la Sardina

Miguel Llamas Yeste

(Vélez Rubio, 22 de mayo de 1951 - Murcia, 1 de agosto de 2103)

2007 - Escultura en bronce - 23 m de largo, 12 t de peso

Río Segura

Murcia

España