• 2 pechugas grandes de pollo
  • Hojas de salvia
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar las hojas de salvia y secarlas.

Salar las pechugas.

Calentar la plancha y añadir un poco de aceite.

Colocar las pechugas con la salvia por encima y asarlas.

Voltearlas, volver a poner la salvia por encima hasta que estén cocinadas.

Servir filetado y caliente.

La pechuga desde el punto de vista gastronómico, es la parte más apreciada del pollo, pues está prácticamente desprovista de grasa –apenas un 2%– y es de sabor nítido. La manera de prepararla es clave para que se mantenga jugosa y tierna. Es habitual en filetes o brochetas.

El ave  |  El pollo, rey de la granja  |  El pollo  |  La carne de pollo  |  Nunca lavar el pollo

Las especias

La salvia

Hierbas aromáticas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Para elaborar alimentos asados o a la plancha se suele emplear placas de metal lisas o estriadas, bajo las que se encuentra el foco de calor, normalmente eléctrico o de gas, que transmite el calor a la placa donde se colocan los elementos para su asado. El material más frecuente de las planchas es el hierro fundido o el cromo duro. Éstas últimas tienen como peculiaridad que se pueden emplear para géneros enharinados, empanados, etc.

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Gripe aviar

J. M. Nieto

El Mundo Castilla y León

Viñeta humorística

21 de febrero de 2006

España