• 6 tomates secos
  • 40 g de pipas de girasol
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • ½ guindilla verde o chile jalapeño
  • Hojas de albahaca
  • Queso Parmesano Reggiano rallado
  • Sal

Remojar los tomates el tiempo indicado, escurrirlos, secarlos y picarlos.

Pelar el ajo y cortarlo en trocitos.

Lavar las hojas de albahaca.

Lavar la guindilla o el jalapeño, secarlo, quitar las pepitas y cortarlo en trozos.

Triturarlo en la batidora y añadir aceite según lo necesite, finalizando con el queso para darle más consistencia.

Servir con la pasta elegida.

El pesto

Conservar el pesto

Otros tipos de pesto

La salsa

Historia de la salsa

Casi todos los alimentos pierden propiedades beneficiosas al ser cocinados, sin embargo el licopeno que contiene el tomate se asimila mejor cuando está sometido a cualquier proceso de cocción y si es con aceite de oliva mejor.

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

El tomate seco

Desecar tomates

La pipa de girasol I

La pipa de girasol II

El ajo I

El ajo II

Las especias

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

La albahaca

La guindilla

El chile jalapeño

Chiles y unidades Scoville

Al picante se le atribuyen numerosos beneficios: Ayuda a quemar calorías, disminuye la sensación de hambre, mejora la circulación sanguínea, reduce el crecimiento de las células cancerosas, es afrodisíaco, combate los resfriados, facilita la respiración pulmonar y produce sensación de bienestar general.

Parmesano I  |  Parmesano II  |  El queso  |  Queso rallado  |  100 mitos · #74  |  Su empleo  |  Su corteza

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Wayne County Preserving Company

Etiqueta de producto

Estados Unidos