• 280 g de garbanzos
  • 60 g de sobrasada en rodajas
  • 2 cebollas
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 100 g de tiras de beicon
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Poner en remojo los garbanzos con la antelación indicada.

Poner la cebolla, la zanahoria pelada y el laurel en la olla, cubrir con agua, salar, cerrarla y cocer el tiempo indicado.

Dejar que se enfríe, abrirla, retirar el laurel y la zanahoria, escurrirlo y reservar el caldo.

Pelar la cebolla y los ajos, picarlos y sofreírlos en aceite.

Añadir el beicon y dorarlo, luego los garbanzos hasta que éstos también se doren, removiendo de vez en cuando.

Servir muy caliente con la zanahoria cortada en rodajas y una rodaja de sobrasada sin la piel.

Degustarlo mezclándolo mientras la sobrasada se mezcle con el resto.

Los garbanzos han protagonizado platos de las tradiciones culinarias de Medio Oriente, India, España y el sur de Francia, y luego llevadas a todo el mundo por exploradores españoles y portugueses. Su origen se remonta a siete mil años atrás, y son semillas de una planta herbácea que se cree nativa de Medio Oriente. Pertenece al grupo de las leguminosas y se considera una legumbre seca.

Entre los más famosos se encuentran el Hummus y las Falafel, elaborados de garbanzos molidos o en puré, el Estouffade de la Provenza, los cocidos y pucheros españoles típicos y de Italia donde con la harina de garbanzos se prepara la Fainá o Farinata.

Casi siempre ha sido sinónimo de frugalidad, pobreza e incluso rudeza. Muchas son las expresiones en este sentido. Lo mismo sucede con el consumo de esta legumbre, utilizada con cierta profusión en la Antigüedad, pero a partir del descubrimiento de América, y como consecuencia de la llegada de la alubia mexicana, el garbanzo entra en franco retroceso en numerosas regiones de Europa.

El garbanzo I  |  El garbanzo II  |  La legumbre  |  12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

Sobrasada

El embutido

El beicon

Despiece del cerdo

La cebolla

100 mitos · #53

El laurel I

El laurel II

Hierbas aromáticas

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  Hojas de zanahoria  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.