• 280 g de garbanzos
  • 60 g de sobrasada en rodajas
  • 2 cebollas
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 100 g de tiras de beicon
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Poner en remojo los garbanzos con la antelación indicada.

Poner la cebolla, la zanahoria pelada y el laurel en la olla, cubrir con agua, salar, cerrarla y cocer el tiempo indicado.

Dejar que se enfríe, abrirla, retirar el laurel y la zanahoria, escurrirlo y reservar el caldo.

Pelar la cebolla y los ajos, picarlos y sofreírlos en aceite.

Añadir el beicon y dorarlo, luego los garbanzos hasta que éstos también se doren, removiendo de vez en cuando.

Servir muy caliente con la zanahoria cortada en rodajas y una rodaja de sobrasada sin la piel.

Degustarlo mezclándolo mientras la sobrasada se mezcle con el resto.

El garbanzo I  |  El garbanzo II  |  La legumbre  |  12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

Sobrasada

El embutido

El beicon

Despiece del cerdo

La cebolla

100 mitos · #53

El laurel I

El laurel II

Hierbas aromáticas

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Ajos en conserva  |  Las especias  |  Dieta Mediterránea

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  Hojas de zanahoria  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos

Trucos con sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.