• 1 kg de níscalos
  • 2 dientes de ajo
  • Vino blanco
  • Perejil
  • 350 ml de leche o nata
  • 1 nuez de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Limpiar los níscalos concienzudamente bajo el agua corriente, raspándolos si fuera necesario.

Escurrirlos, eliminar los tallos y picarlos en juliana o en daditos.

Sofreír los ajos picados en aceite, añadir los níscalos, rehogar, añadir el vino y dejar evaporar.

Salar y añadir la leche o nata y cocinar hasta que alcance una textura cremosa.

Lavar y picar el perejil, añadirlo al guiso, remover, corregir de sal y reservar caliente.

Pasarlo a tarros de cristal esterilizados.

Cerrar un poco y dar unos golpecitos para que salgan todas las burbujas.

Cerrarlos completamente y darles la vuelta, dejarlos enfriar y meterlos en el frigorífico.

Se puede conservar de 20 a 25 días, o congelarlos.

Antes de emplearlos, cocinarlos unos minutos para espesar la salsa.

La salsa

Historia de la salsa

Espesar las salsas

Tipos de nata

La sabiduría popular advierte que todas las setas son comestibles, pero algunas sólo la primera vez. No es broma.

El níscalo

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

Congelar/Descongelar

El ajo I

El ajo II

Las especias

Cocinar con vino

100 mitos · #17

El perejil

La leche

Cocinar con leche

100 mitos · #91

La mantequilla I

La mantequilla II

Mantequillas compuestas

Los cuchillos

El aceite de oliva

Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Tipos de cortes básicos en la cocina

cocineando.com

#

Juliana ►

#

Brunoise ►

#

Níscalo - Lactarius deliciosus

Sello de Correos

1994

29 pesetas

Fábrica Nacional de Moneda y Timbre

España