• 500 g de setas
  • 2 manojos de ajetes frescos
  • 1 o 2 cayenas
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Quitar la parte verde de los ajetes, lavarlos y trocearlos.

Limpiar las setas con papel absorbente y cortarlas a lo largo de un dedo de ancho.

Calentar el aceite en una sartén y sofreír ligeramente los ajetes.

Incorporar las setas, salar y cocinar hasta que pierdan el agua de vegetación.

Espolvorear con el perejil lavado, secado y picado y saltear.

Servir caliente.

Se pueden utilizar como aperitivo, como guarnición de carnes o para realizar revueltos de huevos, tortillas, risottos...

Seta de cardo

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

Guarniciones

La sabiduría popular advierte que todas las setas son comestibles, pero algunas sólo la primera vez. No es broma.

El ajo I | El ajo II | El ajete | Tipos de ajo por su color | Ajos en conserva | Las especias | La cayena

Al picante se le atribuyen numerosos beneficios: Ayuda a quemar calorías, disminuye la sensación de hambre, mejora la circulación sanguínea, reduce el crecimiento de las células cancerosas, es afrodisíaco, combate los resfriados, facilita la respiración pulmonar y produce sensación de bienestar general.

Dieta Mediterránea

Alimentos en sazón

El perejil

Hierbas aromáticas

Técnicas básicas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Pleurotus eryngii

Seta de cardo

4 de octubre de 2012

Diego Delso, delso.photo, License CC-BY-SA