• 500 g de pan del día anterior
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • 3 o 4 cayenas pequeñas
  • 4 huevos
  • 100 g de jamón en tacos
  • Aceite de oliva
  • Pimentón de La Vera
  • Sal
  • Caldo de carne

Cortar el pan en rebanadas muy finas.

Pelar los ajos, filetearlos, sofreírlos en el aceite y añadir las cayenas.

Incorporar los tacos de jamón y rehogar unos minutos.

Retirar del fuego, añadir el pimentón, remover para que no se queme y retirar las cayenas.

Rehogar el pan ahí mismo, añadir caldo suficiente, cocinar hasta que el pan esté cocido y un poco caldoso.

Cascar los huevos, añadirlos a las sopas hasta que se cuajen, retirarlo y servir bien caliente.

La sopa de ajo es muy reconfortante. No hay que olvidar que cuando alguien caía enfermo, esta sopa era la que servía para resucitar a un muerto, de ahí las alusiones a puchero de dolientes, puchero de enfermo o puchero reconfortante que aparecen en la literatura clásica española.

El milagro de las sopas de ajo - Leyenda turolense

La sopa I

La sopa II

Historia de la sopa

La sopa de ajo

10 curiosidades del pan

El pan

100 mitos · #33

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

El ajo I  |  El ajo II  |  Tipos de ajo por su color  |  Las especias  |  La cayena  |  La guindilla  |  Dieta Mediterránea

El jamón

El jamón serrano

100 mitos · #4

Despiece del cerdo

El pimentón I

El pimentón II

Pimentón de La Vera

El aceite de oliva

Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

Capricho nº 13: Están calientes

Fragmento

Francisco de Goya y Lucientes

(Fuendetodos, 30 de marzo de 1746 – Burdeos, 16 de abril de 1828)

1799 - Aguafuerte - 33 x 23,70 cm

Museo del Grabado de Goya

Fuendetodos

Zaragoza

España