• 300 g de judías verdes
  • 1 hinojo
  • 600 g de guisantes
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla
  • Salsa de tomate (ver receta)
  • Agua para la cocción
  • Sal

Preparar la salsa de tomate como lo indicado en la receta pero sin la albahaca.

Lavar las judías, quitarles las hebras y trocearlas.

Desgranar los guisantes.

Pelar la cebolla y la zanahoria y trocearlas.

Limpiar el hinojo quitándole la primera hoja.

Cocer todas las verduras en agua con sal, escurrirlas bien y servirlas con la salsa.

La judía verde se denomina con diferentes nombres según cada país o región: alubia, bajoca, bajoque, caparrón, chaucha, ejote, feixón, fréjol, fríjol, habicholilla, habichuela, mongeta, poroto, vaina, vainita, vainica...

La judía verde I

La judía verde II

Cosas de la verdura

Alimentos en sazón

Cocinar sin aceite

Como curiosidad, hay que decir que hasta su expansión a comienzos el siglo XIX, las judías verdes eran consumidas de forma parcial, seleccionándose para su ingesta tan sólo la semilla o judía seca, y desechándose la vaina.

El guisante I  |  El guisante II  |  La legumbre  |  12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja

Hinojo

El hinojo

La cebolla

100 mitos · #53

Dieta Mediterránea

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

La salsa de tomate

Historia de la salsa

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.

#

Young Boy Selling Vegetables

Bernard Keil Monsù Bernardo

(Helsingør, 1624 – Roma, 3 de febrero de 1687)

Segunda mitad del siglo XVII - Óleo sobre lienzo - 95,88 x 133,35 cm

Museum of Fine Arts

Massachusetts

Estados Unidos