• 12 alcachofas grandes
  • Aceite de oliva al perejil (ver receta)
  • 1 limón
  • Agua
  • Sal

Lavar las alcachofas, cortarles el tallo, quitar las hojas duras y meterlas en agua con limón.

Escurrirlas y abrirlas aplastándolas con las puntas hacia abajo.

Salar y regar con el preparado del aceite.

Untar la fuente con aceite, colocar las alcachofas y añadir un dedo de agua.

Hornear el tiempo y a la temperatura indicados.

Servirlas acompañadas de más aceite de perejil.

Cosas de la verdura  |  La alcachofa I  |  La alcachofa II  |  La de Benicarló  |  La de Tudela  |  Alimentos en sazón

Las alcachofas contienen una sustancia, cynarina, que al combinarlas con vino genera un gusto metálico y los entendidos aconsejan tomarlas con otro tipo de bebidas como el agua o la cerveza. Esta última, aseguran que potencia su sabor.

Alimentos crudos

El limón I

El limón II

Conservar la fruta

Dieta Mediterránea

La salsa

Historia de la salsa

El perejil

Hierbas aromáticas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.

#

67° Sagra del Carciofo Romanesco

Cartel anunciador

7 al 9 de abril de 2017

Ladispoli

Italia