• 16 placas de pasta precocinada
  • Restos de carne de cocido: morcillo, jamón y pollo
  • 1 cebolla
  • Tomate triturado
  • Bechamel (ver receta)
  • Queso Gruyère rallado
  • Agua
  • Sal

Preparar la bechamel como lo indicado en la receta.

Desmenuzar las carnes y trituralas en la batidora.

Picar la cebolla, sofreírla en una sartén con aceite, incorporar el tomate y cocinar 5 minutos.

Añadir la carne mezclarlo y probar de sal.

Poner en remojo las placas en agua y después dejarlas sobre un paño.

Poner sobre cada placa un poco de la carne y enrollarla.

Colocarlas en una fuente para el horno con la misma orientación para poderlas servirlas cómodamente.

Cubrir con la bechamel y espolvorear el queso.

Meter en el horno el tiempo y a la temperatura indicados y gratinar los últimos 5 minutos.

Servir caliente.

Primera comida del año en los hogares catalanes para aprovechar las carnes de la escudella de Nadal y del rustit.

A los excedentes de muchas preparaciones se les puede dar una segunda vida. Son las recetas de aprovechamiento de la cocina popular.

Ropa vieja: para aprovechar las sobras del cocido.

Arroz al horno o con costra: para emplear el caldo, los garbanzos y la patata de otros guisos.

Croquetas: para reutilizar restos de pollo, de gallina y de jamón.

Empanadas, empanadillas y albóndigas: para usar restos de carne o pescado.

Cremas varias: con zanahoria, patata y otras verduras.

Consejos para reutilizar las sobras

Otras recetas de aprovechamiento

Los canelones  |  La pasta  |  Pasta integral  |  Historia  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

Elegir una buena sartén

La cebolla

100 mitos · #53

La bechamel

Historia de la salsa

La salsa

Queso Gruyère  |  El Gruyère |  El queso  |  Queso rallado  |  100 mitos · #74  |  Su empleo  |  Su corteza

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.