• 300 g de fideos gruesos
  • 200 g de setas nameko congeladas
  • 2 dientes de ajo
  • 200 g de pota, calamar o sepia
  • 1 kg de mejillones
  • Perejil
  • Azafrán o colorante
  • Alioli (opcional) (ver receta)
  • Agua para cocer
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar, limpiar y quitar las barbas de los mejillones, retirar los rotos y los abiertos.

Ponerlos en una cazuela, tapar y poner al fuego hasta que se abran.

Quitarles las conchas, filtrar el liquido y reservar.

Sofreír los ajos picados en una paella con un poco de aceite, incorporar las setas y rehogar a fuego suave.

Cortar el cefalópodo en cubitos, añadirlo a las setas y rehogar unos minutos.

Dorar un poco los fideos en una sartén con un poco de aceite.

Añadirlos al sofrito y verter el caldo de mejillones y agua hasta completar 600 ml aproximadamente, añadir los mejillones y el azafrán o colorante, y corregir de sal.

Cuando esté casi consumido el caldo, espolvorear el perejil.

Cuando esté completamente consumido, comprobar que los fideos estén al dente retirar del fuego y reposar tapado el tiempo que le pueda faltar.

Servir caliente y se puede acompañar con alioli

El fideo  |  La pasta  |  Pasta integral  |  Historia  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

Elegir siempre las setas de menor tamaño, son más tiernas, sabrosas y aromáticas. El resto del volumen es agua.

La seta nameko

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

Descongelar

La sabiduría popular advierte que todas las setas son comestibles, pero algunas sólo la primera vez. No es broma.

Los moluscos

El calamar I

El calamar II

La sepia I

La sepia II

La pota I

La pota II

El mejillón I

El mejillón II

Elegir la sartén

El ajo I

El ajo II

Las especias

El perejil

El azafrán I

El azafrán II

El alioli

Mahonesa y derivadas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

La proporción debe ser de 1 l de agua por 100 g de pasta, y al hervir, añadir 2 cucharaditas de sal por litro. La pasta debe incorporarse 1 o 2 minutos después de haber hervido el agua y hay que remover con frecuencia. El tiempo indicado por el fabricante se mide al reiniciarse el hervor después de agregar la pasta.