• 300 g de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1½ cucharadita de jengibre en polvo
  • 1½ cucharadita de canela y nuez moscada mezcladas
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 150 g azúcar de caña integral
    con melaza
  • 1 huevo
  • Decoración
  • Adornos alimentarios de azúcar: lacasitos, estrellitas, caramelitos...
  • Lápices pasteleros de colores

Dejar la mantequilla a temperatura ambiente y el huevo fuera de la nevera.

Mezclar la harina, el bicarbonato y las especias en el vaso de la batidora.

Añadir la mantequilla y amasar hasta que la mezcla tome una apariencia arenosa.

Incorporar el azúcar y seguir batiendo.

En otro bol batir el huevo con la miel e incorporarla a la masa, si fuese necesario añadir un poco más de harina y seguir batiendo.

Cuando esté todo integrado, verter la masa sobre una superficie plana enharinada y amasar hasta que quede homogénea.

Extender la masa con el rodillo hasta que tenga 5 cm de espesor.

Formar las galletas con los cortadores, colocarlas separadas entre sí en la bandeja del horno sobre papel vegetal.

Hornear el tiempo indicado hasta que se doren por la parte de abajo.

Dejarlas enfriar sobre una rejilla y decorar al gusto.

Guardarlas en un recipiente hermético envueltas en papel vegetal.

En tiempo de Navidad, antes de hornearlas, se les puede hacer un agujerito en la parte superior y una vez cocidas, pasarles un hilo y decorar el árbol.

El bicarbonato de sodio se usa en repostería, porque al reaccionar con otros componentes libera CO2, que ayuda a subir la masa, aportando sabor y volumen.

La galleta

Historia de la galleta

La harina

El jengibre

Las especias

La canela I

La canela II

La nuez moscada

La mantequilla I

La mantequilla II

El azúcar I

El azúcar II

100 mitos · #86

Cómo usar el horno

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

#

Zingiber officinale