• 600 g de jabalí
  • 100 g de zanahoria
  • 100 g de pimiento rojo
  • 100 g de cebolla
  • 100 g de champiñón
  • Vino blanco o tinto
  • 10 dl de aceite de oliva
  • Tomillo
  • Harina
  • Sal

Quitar la grasa al jabalí y trocearlo.

Cortar las verduras en juliana o cubitos.

Marinar el jabalí junto con la zanahoria, el pimiento y la cebolla en el vino durante el tiempo indicado y escurrirlo.

Enharinar y rehogar el jabalí en la olla con el aceite y reservarlo.

Rehogar las verduras y el champiñón hasta pocharlas.

Reincorporar el jabalí, el vino de la marinada, el tomillo y cubrir con agua.

Cocerlo durante el tiempo señalado y, si no está tierno, continuar cociéndolo destapado.

Reducir y engordar la salsa con un poco de harina si hiciera falta.

Servir caliente.

Como otros guisos y potajes, mejora de un día para otro.

A la caza del jabalí

El jabalí

Historia de la caza

La buena vista y las zanahorias. El mito surgió de un bulo que el Gobierno británico difundió durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando el capitán John Cunningham al mando del escuadrón 604 empezó a usar el sistema de radar en vuelos nocturnos, para ocultar el secreto se propaló que el aviador veía en la oscuridad gracias a la ingesta de zanahorias. Los alemanes no se lo creyeron pero su consumo aumentó entre los niños británicos.

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

Origen del pimiento

El pimiento

La cebolla

100 mitos · #53

El champiñón

Las setas I

Las setas II

Conservar las setas

El vino aporta aroma, color y sabor pero ninguna caloría adicional al evaporarse el alcohol durante la cocción.

Cocinar con vino

100 mitos · #17

Dieta Mediterránea

El tomillo

Hierbas aromáticas

La harina

Espesar las salsas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.