• 180 g de judías pintas
  • 180 g de judías blancas
  • 150 g de merluza en filetes
  • 1½ cebolla
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 2 tomates
  • Agua para el remojo y la cocción
  • Aceite de oliva
  • 4 guindillas en vinagre pequeñas
  • 60 g de fideos
  • Sal

Remojar las legumbres en agua fría con la antelación indicada.

Pelar una cebolla y cortar la cabeza de ajo por la mitad.

Pelar los tomates y trocearlos.

Colocar lo anterior con la hoja de laurel en la olla y salar.

Cocer el tiempo indicado, dejar que se enfríe y abrirla.

Retirar la cebolla, los ajos y el laurel.

Trocear la merluza quitándole las espinas.

Calentar la olla, incorporar los fideos y un minuto después la merluza.

Picar muy fina la cebolla restante, pocharla en una sartén con aceite y añadirlo a las judías.

Trocear las guindillas, añadirlas al guiso, dar un hervor y servir caliente.

Alubias, blanquillos, caparrones, caraotas, cubaces | La legumbre | 12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

La merluza I

La merluza II

La merluza III

La merluza IV

Elegir la sartén

La cebolla

100 mitos · #53

El laurel I

El laurel II

Hierbas aromáticas

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo por su color | Ajos en conserva | Las especias | La guindilla | Dieta Mediterránea

Al picante se le atribuyen numerosos beneficios: Ayuda a quemar calorías, disminuye la sensación de hambre, mejora la circulación sanguínea, reduce el crecimiento de las células cancerosas, es afrodisíaco, combate los resfriados, facilita la respiración pulmonar y produce sensación de bienestar general.

El tomate I  |  El tomate II  |  ¿Fruta, verdura, hortaliza?  |  Escaldar  |  Pelar los tomates  |  Alimentos en sazón

El fideo  |  La pasta  |  Pasta integral  |  Historia  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.