• 1 roti de pavo
  • 3 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 6 granos de pimienta negra
  • Hojas de laurel
  • 1 pastilla de caldo de ave
  • 33 cl de cerveza
  • Aceite de oliva
  • Sal

Dorar el roti en la olla con un poco de aceite y retirarlo.

Pelar la zanahoria y cortarla en rodajas.

Pelar las cebollas y ajo y picarlos en juliana.

Rehogar la cebolla y el ajo e incorporar la zanahoria.

Añadir el roti, el laurel, la pimienta, la pastilla de caldo y la cerveza.

Dejar que se evapore esta última y cerrar la olla.

Cocinar el tiempo indicado a fuego bajo.

Dejar que se enfríe, retirar el laurel, la pimienta y el roti y triturar el resto.

Lonchear el roti cuando esté frío y servir con la salsa.

El pavo en América fue salvaje y en los Estados Unidos muere heroicamente el Día de Acción de Gracias, aquí es la eterna víctima de Navidad.

Su carne se ha convertido en una saludable opción, ya que tiene poca grasa y bajo nivel de colesterol.

Además de ser muy sabrosa, se prepara de la misma forma que el pollo, tiene mucha menos grasa, no engorda y aporta una gran cantidad de proteínas.

Las aves domésticas criadas para carne y huevos son la mayor fuente de proteína animal en la dieta humana, en su mayor proporción carne de pollo, aunque pavos, patos y gansos son también relativamente comunes. Muchas especies son cazadas por su carne. Su caza es principalmente una actividad recreativa, pero en áreas poco desarrolladas sigue aportando parte de la dieta.

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

La cebolla

100 mitos · #53

El laurel I

El laurel II

Hierbas aromáticas

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo | Las especias | La pimienta | La reina de las especias: La pimienta | 100 mitos · #26

Dieta Mediterránea

El cubo de caldo

La cerveza

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos  |  Aceite siempre limpio

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchillos

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.