• 225 g de mantequilla
  • 225 g de azúcar lustre
  • 4 huevos con las yemas separadas
  • 425 g de harina de repostería
  • 3 cucharaditas de levadura química
  • Un pellizco de sal
  • 300 ml de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de agua de azahar
  • 1 cucharadita de naranja rallada
  • Pasas sultanas
  • Brandy
  • Azúcar glas

Engrasar y enharinar el molde.

Remojar las pasas en el brandy.

Batir la mantequilla y el azúcar a punto de crema en un bol, añadir las yemas una a una y batir bien en cada caso.

Tamizar la harina, la sal y la levadura en otro bol.

Poner de forma alterna una cucharada de ingrediente seco y otra de zumo de naranja en la mezcla de mantequilla.

Incorporar el agua de azahar y la ralladura de naranja.

Batir las claras a punto de nieve no muy densa y añadirlo con cuidado a la masa de harina.

Verter la masa en el molde y después las pasas.

Meter en el horno precalentado el tiempo y a la temperatura indicados.

Sacarlo del horno y dejar que repose 10 minutos en el molde.

Volcarlo y espolvorear con el azúcar glas.

La mantequilla I

La mantequilla II

Mantequillas compuestas

La harina

Para elaborar azúcar glas en casa, poner en una batidora el azúcar normal y moler hasta que se convierta en polvo. Es importante que el aparato esté perfectamente seco para que no humedezca el azúcar.

El azúcar I

El azúcar II

100 mitos · #86

La levadura

Tipos de levadura

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

Trucos con sal

Tipos de sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

El camino de la naranja, antes de llegar a nuestra mesa empezó en el sur de China, pasó a Indonesia y luego a la India. De allí los griegos y los árabes la difundieron por el Mediterráneo y los españoles la llevaron a América.

La naranja I

La naranja II

Conservar la fruta

Alimentos en sazón

Agua de azahar

La pasa

El coñac

Preparaciones en moldes

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.