• 1 kg de calabaza
  • 200 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 100 ml de leche evaporada
  • Cobertura
  • 150 g chocolate negro
  • 25 g de mantequilla

Lavar la calabaza, abrirla por la mitad y cortarla en cubos.

Cocerla con su piel en la olla cubierta con agua.

Dejar que se enfríe, escurrirla, retirar la piel y exprimirla para sacarle todo el agua.

Batir los huevos con el azúcar hasta doblar su volumen.

Incorporar la calabaza y la leche y batir.

Forrar el molde con papel vegetal y verter el preparado.

Introducirlo en el horno precalentado el tiempo y a la temperatura indicados.

Dejar enfriar y desmoldar.

Derretir el chocolate con la mantequilla en el microondas y cubrir el pastel.

Esperar a que adquiera consistencia la cobertura y servir.

El postre

Historia de la repostería

Postres de cuchara

Las pipas de calabaza tostadas son un rico picoteo y un buen acompañante de cremas de verduras o ensaladas.

La calabaza

100 mitos · #61

Alimentos en sazón

El azúcar I

El azúcar II

100 mitos · #86

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

La leche

Usos de la leche

100 mitos · #91

La mantequilla I

La mantequilla II

Mantequillas compuestas

Cocinar sin aceite

El chocolate I

El chocolate II

100 mitos · #51

El cacao I

El cacao II

Los cuchillos

Preparaciones en moldes

El microondas

#

El uso correcto de la olla logra un notable ahorro de tiempo y energía. Los alimentos pierden menos nutrientes, conservan su aroma y sabor al apenas utilizar agua y cocerse en su propio jugo y quedar sus sustancias minerales, sobre todo sodio y potasio, disueltas en él. Y precisa menos grasa para cocinar.

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.