• 550 g de harina
  • 150 ml de aceite de girasol
    + el necesario para freír
  • 100 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 naranjas de zumo
  • 1 sobre de gasificante
  • 7 g de levadura química

Lavar las naranjas, rallar y reservar la piel de una de ellas y exprimirlas.

Poner el zumo en un bol con los huevos y mezclar todo bien.

Incorporar la levadura y los sobres de gasificante y volver a remover.

Añadir el azúcar, el aceite y la ralladura reservada y seguir mezclando.

Agregar la harina y mezclar hasta obtener una masa homogénea.

Hacer una bola, tapar y dejar que repose el tiempo indicado.

Amasar nuevamente la mezcla en una superficie enharinada.

Coger trozos, formar las rosquillas y colocarlas separadas sobre papel vegetal.

Calentar aceite en una olla o sartén grande y profunda para que las rosquillas no toquen el fondo.

Cuando esté bien caliente freír las rosquillas dos minutos por cada lado.

Depositarlas sobre papel absorbente y rebozarlas todavía calientes en el azúcar.

La rosquilla

Historia de la repostería

El postre

La harina

El aceite de girasol

100 mitos · #6

100 mitos · #64

Aceite siempre limpio

Agente leudante

El azúcar I

El azúcar II

100 mitos · #86

La levadura

Clases de levadura

El huevo  |  Definiciones, historia, curiosidades...  |  Más cosas  |  El código impreso en los huevos

La naranja I

La naranja II

100 mitos · #24

Conservar la fruta

Elegir la sartén

#

Galanteo en un puesto de rosquillas de la Feria de Sevilla

Rafael Díaz de Benjumea

(Sevilla, c. 1820/1825 - Madrid, 16 de marzo de 1888)

1852 - Óleo sobre lienzo - 35 x 30 cm

Museo Carmen Thyssen

Málaga

España